Bornan reivindica la experiencia de su plantilla para cubrir Tarragona 2018

Leer la Noticia

La empresa Bornan Sports Technology, que ganó la adjudicación para gestionar las acreditaciones y la información de resultados en los Juegos Mediterráneos de Tarragona 2018, reivindica la experiencia de su plantilla, en la que «el que menos lleva 16 años en el sector» para gestionar la cita deportiva.

Los representantes de esta compañía de tecnología aplicada al deporte con sede en Lausana (Suiza), fundada hace menos de un año por los españoles Eva María Córdoba, Roberto García, Miguel Ángel Pablo y Héctor Blanco, explicaron a EFE que todos sus miembros llevan una larga trayectoria en el sector.

«La gente ve Bornan como algo nuevo, yo intentaría investigar quién está detrás de este nombre nuevo. La persona que menos experiencia tiene en nuestra oficina de programación lleva 16 años en tecnología deportiva», asegura a EFE Córdoba, presidenta de la compañía.

Gran parte de la plantilla de Bornan, incluido su director técnico Roberto García, formaron parte de la empresa española de resultados deportivos en tiempo real MSL Group, que fue comprada en 2012 por la francesa Atos, actual socio tecnológico de los Juegos Olímpicos hasta París 2024.

Bornan fue la adjudicataria del concurso público para el servicio de acreditaciones, inscripción de deportistas, gestión de resultados, gráficos para televisión e información de resultados de la XVIII edición de los Juegos Mediterráneos en Tarragona, que se celebrarán del 22 de junio al 1 de julio de 2018.

En el concurso, resultaron escogidos por delante de la filial española de Atos y AllOne Sports, que fueron descartadas por no cubrir algunas partes del pliego de contratación, y de la italiana Microplus Informatica, al incluir más mejoras que la propuesta de la compañía transalpina pese a que su oferta económica era 60.000 euros más cara (1.299.000 euros de Bornan por 1.239.000 de Microplus).

Entre estas mejoras técnicas ofrecidas por Bornan están que el sistema de información de resultados que utilizan los deportistas se podrá consultar desde el móvil, un sistema para comentaristas o un recuadro de últimas noticias diseñado para que los medios de comunicación lo inserten en sus páginas web.

«Este tipo de servicios, que sí se utilizan en los Juegos Olímpicos, no se ven tanto en este tipo de juegos como los Mediterráneos», explica a EFE Roberto García.

García detalla que para dar cobertura a todas las necesidades de Tarragona 2018 emplearán tanto a personal propio, de unas 20 personas, como a empresas acreditadas para determinadas labores específicas, como el servicio de cronometraje de la Real Federación Española de Atletismo (RFEA), para un total de 160 efectivos.

Los Juegos Mediterráneos 2018 en la ciudad tarraconense acogerán a 4.000 deportistas de 26 nacionalidades distintas que competirán en 33 disciplinas deportivas, con 1.000 jueces, 3.500 voluntarios, 1.000 periodistas y más de 150.000 espectadores, según datos del Comité Olímpico Español (COE).

La empresa con equipo español y sede en Suiza también pretende dejar «un legado» en Tarragona, a través de acuerdos con el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat y varias universidades para que deportistas de sus centros sean adiestrados en el uso del material homologado de gestión de tiempos y resultados, de manera que la ciudad pueda organizar otros campeonatos en el futuro.

«No tenía sentido preparar sedes homologadas y que no hubiera nadie que las supiera utilizar después», comenta Eva María Córdoba, presidenta de una compañía inscrita como empresa en el registro suizo el pasado mes de julio, un aspecto sobre el que se ha generado cierta polémica tras la adjudicación por la juventud de la empresa.

Según explican sus fundadores, la empresa se crea una vez que García termina su vinculación con Atos, compañía de la que era director comercial en Suiza hasta mayo de 2017, y en ella se integró Conersys, la compañía de tecnología deportiva fundada por Miguel Ángel Pablo y Héctor Blanco, que gestiona resultados de torneos deportivos como el último Abierto de Acapulco de tenis (México).

«Como era una empresa nueva, en el pliego de condiciones se pedía un seguro económico al no tener una garantía de proyectos anteriores. Le presentamos el plan de negocio a Axa Winterthur y nos dieron la garantía económica», comenta García.

El seguro tiene una cobertura de 2 millones de euros para tres años, lo que supera los requerimientos de la Fundación Tarragona 2017, organizadora de los Juegos Mediterráneos, y permitirá a la compañía optar a nuevas competiciones.

No obstante, la adjudicación ha sido recurrida ante la justicia ordinaria por la empresa italiana Microplus, que según los representantes de Bornan ha reclamado a la Fundación Tarragona 2017 errores en la documentación solicitada a la empresa ganadora. Córdoba ha reconocido que están «en su derecho» y ha confirmado que presentarán alegaciones.

Bornan, cuyo nombre procede de ‘le bornan’ un viento de los Alpes suizos, «que se caracteriza por su velocidad y porque llega cuando no te lo esperas», está radicada en Lausana (Suiza) para tener contacto con las federaciones deportivas internacionales que están en el país y por las ayudas que les ofrece el cantón suizo de Vaud.

La compañía pretende «diferenciarse a través de la tecnología» con sistemas «flexibles» para ahorrar fondos a los organizadores de competiciones a través de tecnologías en la nube, y ya cuenta con varios clientes además de Tarragona 2018.

Según aseguraron a EFE sus creadores, Bornan ha firmado dos contratos con la Federación Internacional de Tenis de Mesa (ITTF) para ser su proveedor de tecnología los próximos tres años, y han llegado a un acuerdo similar con el Comité Paralímpico Español.

Asimismo, están cerrando acuerdos con algunos Másters 1.000 de tenis y varias federaciones internacionales, y han sido seleccionados para la criba final en los Juegos Universitarios 2019 de Nápoles (Italia), los Panamericanos 2019 de Lima (Perú) y los Europeos 2019 de Minsk (Bielorrusia). A futuro, su objetivo es optar a ofrecer sus servicios en los Juegos Olímpicos.